La Danseuse de la Nuit – Tomo 8: Sonates et les Cerises

 

Era la escena. El instante perfecto.

Todo lo que ha sufrido, todo aquel recorrido.

Todo era causa de su efecto.

Los dolores en el olvido.

Los dilemas de “qué hubiese ocurrido”.

Las lágrimas y aquellos suspiros.

Todos los errores cometidos.

El pudor y pasión de sus pasos preferidos.

Las inseguridades de ir por un asegurado camino.

 –

Todas las alegrías y llantos que has vivido.

Todo es fruto plasmado en un teatro

Fruto dorado que decora un árbol de cerezos, tu árbol.

Cerezos rosados que forman el tutú testigo de tu encanto.

 –

La alegría se dibuja en una sonrisa a través de tu dulce rostro.

Termina tu obra maestra, y todos alaban tal proeza.

Las rosas triunfantes caen a tus pies.

Todos aplauden tu ser.

Se sigue oyendo la compañía de la sonata.

El piano deleita aquellas miradas posadas en ti.

 –

Sonatas y cerezas son aquella fórmula secreta.

Fórmula que genera semejante placer.

Siempre la bailarina está atenta a lo que pueda suceder.

Siguen alineándose las metas de aquella mujer.

Nunca es suficiente simplemente vencer…

Bailarina que posees el don de creer,

Bailas sobre pétalos de girasoles.

Pétalos que están a tu merced.

Marcas por siempre a las personas en sus corazones…

-Escrito por Alejandro Viloria, septiembre de 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s