Caminata por el Destino

Cuando una persona se aleja temporalmente de algo, una rutina o un grupo de personas, solamente por una causa temporal cuyo efecto es la paz de dicho individuo, se cataloga, sin culpa alguna, de algo normal en nuestra naturaleza.  Del trabajo, de la escuela, la universidad, el estudiar, el leer, el salir, el quedarse en casa, el comer, el no comer, el pensar, el compartir, el no compartir, todo lo que se hace por amor o por obligación, en algún momento, cambia temporalmente. La gente suele juzgar de irresponsabilidad, flojera o conformismo sin saber nada de lo que atraviesa en nuestras mentes. Yo tengo esta costumbre de alejarme de algo para reencontrarme a mí. No puedo hacer nada sino estoy mentalmente presente o consciente de si es lo que quiero o por qué lo quiero, ¿no es así? Es por esto que existe tal necesidad en nosotros.

 

Por eso dejé mi blog un par de meses. Lo volveré a hacer cuando sea necesario, lo importante es retomar esto que hacemos. La idea de alejarse no es escapar, es saber si esto que se hace es lo correcto; es lo que nos representa y deseamos, reitero. Al hacer lo contrario, el huir, somos cobardes de nosotros mismos. Somos gente insegura que teme avanzar o teme cambiar… Que teme asumir algo en su vida. Quizás también falta de interés, pero es lo mismo. Es negativo. Es como desdoblarse y no volver en sí nunca en la vida, si es que se estuvo atado a una meta alguna vez. Mucha gente cae en esta autotrampa, y es triste… Es desolador.

 

De mi parte, estoy consciente de qué quiero, principalmente, pero eso que quiero puede confundirse entre caminos nublados que desvían la realidad de eso que quiero. Por esto me alejo; retomo mi sendero. Se aprende mucho y es relajante. Es necesario descansar de la vida misma y tomar el tiempo para pensar qué estamos haciendo. No hay que ir deprisa, que la vida no es una carrera. No se trata de quién vive más, se trata de quién supo aprovechar más la vida. El tiempo es perfecto y sólo uno lo desperdicia, nadie más.

 

Esto se llama caminar por el destino. Ir, venir, volver a ir y seguir. Ensayo y error, pero con ganas de triunfo y felicidad. Así como se suele caminar por un parque, así se debe caminar en la vida; disfrutando.

 

– Escrito por Alejandro Viloria, Viernes 23/09/2011.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s