En Busca de la Verdad

Desde ayer por la noche empezó esta idea en mi cabeza. Una idea que no todos analizan, pero de la cual todos tienen dudas que satisfacen con información banal y ficticia. Muy pocos han de comprender para qué nacemos y morimos, más allá de venir al mundo a cumplir un papel en el círculo vasto de la Naturaleza. Muy pocos saben cuál es su verdadero rol en este plano y se desaprovecha el tiempo que se nos da desde el primer segundo en que vemos la luz de la vida. Dentro de nosotros llevamos tatuada una inquietud, un instinto espiritual que nos lleva a buscar nuestra razón de ser, lo que somo realmente y nuestra única misión que conlleva a miles de sueños y objetivos. Todo esto iba y venía por mi mente… ¿Tantas cosas buenas y malas a lo largo de la historia han ocurrido por tan pequeña y profunda inquietud en el hombre? ¿Tantos milagros y llantos? ¿Tanta alegría y mentiras a la vez por eso? Y pensándolo bien, es así, todo ocurre por una inquietud ciega de la cual sabemos su existencia, pero de la cual desconocemos la gran mayoría su nombre. La inquietud de la verdad.

 

Es extraño pensar que tantas cosas malas ocurran por guiarnos por un instinto que nos hace buscar la verdad. No se trata de una verdad de palabras, una información en libros de universidad y escuelas, o una verdad oculta en misterios, ocultismos y sectas, es una verdad eterna que ha sido gravada en cada uno de nosotros, es una verdad oculta dentro de cada uno de nosotros, una verdad dormida, y la cual, irónicamente, buscamos hacia fuera en miles de temas, religiones, libros, conversaciones, convenciones, pensamientos y líderes que llenan sus bocas de un placebo que dice ser esta verdad que buscamos. Muchos son los caminos que nos seducen, que dicen señalar dónde está oculta nuestra verdad, nuestra felicidad y nuestra razón de ser, pero sólo es uno el que realmente cumple con estas palabras. Los demás caminos nos moldean a ser personas pútridas que defienden una idea de cartón, una idea pesticida de la sociedad y de las buenas costumbres. Por defender verdades fasas, verdades que sólo existen para una persona que así lo piensa y pretende forzar al prójimo a pensar así, han existido, existen y existirán las guerras, hambrunas, asesinatos, división. Nuestro egocentrismo y egoísmo van de la mano con estas verdades que resultan ser mentiras a la hora de morir. ¿Por qué se trata de una sola verdad? Pues a pesar de ser todos diferentes en personalidades, mentalidades y maneras de vivir, nosotros poseemos todos en común un alma, un fuego interno que nos hace seguir adelante, y conjuntamente emociones que sacan a la luz los sentimientos que emergen como frutos de tal búsqueda milenaria.

 

Uno se entristece a veces de ver cómo la gente que aún desconoce de todo esto, llena el vacío, el hambre de luz con estos caminos falsos. Vistiendo su humanidad con estereotipos, con modas de la época. Adornar la mente de ideas de otros que se han perdido en su búsqueda, y que crea una cadena de robots que persiguen a una mentira; gente sin personalidad, sin razón ni opinión propia. Usualmente esta gente sigue vacía, después de ir y venir en tantas tribus y grupos que defienden o se identifican con un camino, una idea. Es gente que busca la verdad afuera y no dentro de sí. ¿Tiene sentido salir al mundo a buscar nuestra verdad sin pista alguna, sin una sipnosis siquiera de por qué está afuera? No ha de tenerlo. ¿Por qué dentro de nosotros? Pues lo primero que poseemos al nacer es nuestra humanidad propia, nuestra vida la cual posee deberes y derechos. La verdad habita siempre en nosotros. Pues al conocernos realmente, al saber qué necesitamos, qué queremos, qué deseamos querer con claridad, poco a poco, a lo largo de la vida, iremos descubriendo nuestra verdad, es decir, nuestra razón de ser y quiénes somos. Cuáles son nuestras virtudes y defectos. Qué hay que mejorar y qué hay que desechar. La verdad no está en el éxito, en la fama, en el dinero, en lo material, en lo rutinario. Si nos empeñamos en buscar en lo material y dejarnos dominar por ello, seremos almas perdidas, almas sin rumbo ni dirección, sin sentir, que viven en una rutina sin sentido, y que cumplen en el simplismo de la vida que creemos que es.

 

Es una lucha y un viaje muy personal. De nada vale influenciar al otro con nuestros ideales, sólo vale el cariño y la compañía en semejante travesía, pues sería como recetar con la misma medicina a alguien que padece una enfermedad distinta a la nuestra. La verdad es una sola, pero la manera en cómo la descubrimos es diferente entre cada persona.  No sabemos cuánto tiempo tenemos, pero es un viaje único que hay que disfrutar sin pensar en el tiempo, pienso yo que por esto es la razón en la que desconocemos la hora de nuestra muerte. Ahora hay que pensar en qué pasaría si todos conociécemos nuestra verdad. ¿Cuánta felicidad no reinaría en nuestras tierras? No hay que amargarse mucho por fracasos pasajeros ni por materialismos que pudren nuestros corazones. Todo eso va y viene, pero la verdad y el amor quedan con nosotros, si realmente lo hallamos.

 

-Escrito por Alejandro Viloria. Lunes, 26/03/12.

One thought on “En Busca de la Verdad

  1. Muchas personas se desesperan en el transcurso de su vida, pierden el horizonte que deben seguir y anhelar siempre y se desvirtúa toda una realidad. Tanto así que algunos les cuesta encontrar el camino que los conduce a esa verdad, y bueno como he dicho siempre, espero que la mano aciaga de la fatalidad me permita seguir e igual le permita seguir a muchas personas y que el obstáculo principal no sea uno mismo.
    P.D: Me gustas como escribes, le pongo un soundtrack tranquilo y se convierte en algo muy valioso para recordar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s