Trazos de la Existencia.

Los trazos de nuestra existencia no son más que el manto de todos los momentos que hemos vivido… Un manto tejido con cada recuerdo, todos ellos buenos y malos. Salen a la luz en aquel tiempo muerto donde nos encontramos con nosotros mismos y nos disponemos a repasar viejas escenas… Todo para saber en qué fallamos, qué hicimos bien, revivir sensaciones pasadas que nos hicieron vibrar y que nos estremecen en aquel instante, así como urgar viejas heridas para recordar que somos humanos.

Son momentos que se hacen eternos en nuestra cabeza y que recogen valor sentimental y, a la larga, espiritual, pues, al final del camino, voltearemos para mirar hacia atrás y recoger nuestro manto; el cual estará sucio o pulcro para llevárnoslo con nosotros hacia donde merecemos ir.

Las noches son negras y vacías para llenarlas con el rompecabezas de recuerdos.  Cada noche alimentamos nuestro ser con las consecuencias de nuestras decisiones… Decisiones que usualmente son emocionales, producto de un corazón abatido por los sentimientos. A veces abusamos de ello y nos volvemos dependientes del pasado con la intención de construir un mejor futuro, siempre sin tomar el cuenta el presente, nuestra única posesión.

Siempre dejaremos trazos que permanecerán latentes en nuestra mente y corazón; siempre allí a disposición de recordar para volver a sentirnos humanos felices o heridos, pero humanos al fin.

 

-Escrito por Alejandro Viloria. Sábado, 15/06/13.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s