De tu voz.

De tu voz nace placer alguno que hace sucumbir mi alma;

Se derrama cual agua de la fuente de un sentimiento profundo…

Así dentro del corazón, y se asoman temores y palabras.

Palabras de guerra y abrazos en la oscuridad del inframundo

Porque tú eres alba orquídea y estrella de la mañana,

Que derrocha luces sobre mis ojos y mi pecho.

Ah, y si bajases del cielo una noche para contarnos historias escarlatas,

Y tomases mi mano para caer las profundidades de un sueño…

No sabría si aferrarme a tus manos y palpar los ríos de tus cabellos,

O si mirarte y contemplar las riquezas de tu rostro y tu cuerpo…

Como cayena y los suelos del desierto,

Así eres ninfa de dunas y de castillos de plata y lechos…

Así eres cuando se pronuncia tu presencia en nuestro firmamento,

Y así caen las cortinas de tu alma,

Y así te dejas acariciar tu piel de terciopelo,

Aún cuando huyes detrás de tus murallas…

Aún cuando la soledad te arropa con celo,

Yo estoy presente en todo momento, aún cuando se derramen aguas frías,

Aguas de dolor y sufrimiento.

Aquí estoy para tomar tus manos, llevarte lejos y hacerte mía.

 -Escrito por Alejandro Viloria. Domingo 03/11/13.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s